martes, 24 de febrero de 2009

Recorrido


Han pasado unos días desde que todo empezó. El viernes comenzamos nuestro largo camino en la primera actividad en grupo donde se habló de muchas cosas y aspectos diferentes de la adopción, desde el punto de vista de un niño y desde el punto de vista de unos padres que afrontan una paternidad "diferente". El segundo día continuamos en la misma tónica; nos pusieron un video en el que se veían imágenes de orfanatos en otros paises aunque se centró básicamente en las experiencias en primera persona de padres e hijos adoptivos, sus vivencias, sus miedos, su evolución, etc. Esa mañana de sábado estuvimos hablando en grupo, con la psicóloga y la asistente social, largo y tendido sobre estos tema, dando nuestros puntos de vista así como escuchando todo lo que ellas saben y pueden explicarnos, fue interesante, muy interesante.
La sorpresa llegó cuando nos propusieron, ya que éramos un grupo pequeño, el hacer todos la primera entrevista esa misma mañana, la del pasado sábado.
Aquí sí empezó nuestro camino, el que se prevee largo y muy duro; aunque ella fue muy agradable en sus maneras y trato, es muy complicado desnudarte así ante alguien que no conoces, ante alguien que busca las vueltas de tus palabras, ante alguien que retuerce los sentimientos hasta el punto de hacerte dudar o poner en tela de juicio si lo que tu sientes es positivo; muy muy difícil, vuelvo a repetir.
No hablamos de otra cosa que de nuestros motivos, qué nos mueve a dar este paso y no "otro".
Ahora estoy desanimada, y no tanto por la posibilidad de un CI negativo (que existe y la veo ahora más cerca) sino porque tenemos que enfrentarnos a esto, una y otra vez para que quizás, al final, todo nuestro pequeño camino se convierta en un simple paseo para no llegar a ninguna parte.
De todas maneras esto no quiere decir que no vaya a seguir en este camino, cada día. En realidad agradezco la reflexión a la que me obligan pues siento como si empezara a asimilar de verdad todos mis sentimientos al respecto en su misma ensencia; cada duda y cada pregunta que me han hecho, que me hago, me ayudan a sentirme más segura de que este es mi camino, esta soy YO.

lunes, 16 de febrero de 2009

Hoy es lunes

Hoy se acabaron mis vacaciones. Empiezo otra vez las clases en la Universidad y este cuatrimestre voy a tener que estudiar un poquito más; he cogido más asignaturas aprovechando mi paro para adelantar todo lo que pueda para intentar acabar antes de ser mamá (si todo va bien, claro).
Por supuesto ya nos han enviado todas las cartas que nos tenían que enviar, 2 para ser exactos: una del ICAA informándonos sobre el ICIF y el proceso de nacional, otra del ICIF indicándonos día, hora y lugar así como los trámites que tenemos que realizar antes del viernes.
Y bueno... el viernes comenzaremos con el recorrido (así lo llaman en nuestro ICIF), es decir, las reuniones en grupo que durarán 2 días, viernes entero y sábado hasta el mediodía; después concertaremos ya la primera entrevista para la semana que viene.
Parece que esto ya empieza y si dura lo que tiene que durar, 6 meses, tendrán que darse un poco más de prisa con nosotros porque ya hace casi 3 meses que entregamos los papeles que nos pidieron (aunque casi 4 meses desde que entregamos la solicitud).
Bueno, en su momento ya me preocupé por los tiempos y porque nos llamaran y, como intento preocuparme en cada instante de lo que toca, ahora es el momento de disfrutar las primeras reuniones y absorver como una esponja toda la información que nos puedan ofrecer en ellas.

viernes, 6 de febrero de 2009

¿Fuerza mental?




¡Sí! Ha sido hace 30 segundos cuando ha sonado mi teléfono.
Esta semana he estado especialmente pendiente del buzón. Se han sucedido los cinco días desde el lunes sin ninguna noticia. Ayer ya pensé que quizás debería llamar pero me abstuve de hacerlo y pensé en tener paciencia y esperar hasta la semana que viene. Hoy he vuelto a pensar en el tema, más de lo normal, ligeramente preocupada por no tener noticias de nuestra solicitud. Ha trancurrido la mañana y, finalmente, he pensado que quizás debería llamar; no quiero hacerme pesada pero han pasado 3 meses y medio desde la entrega de la solicitud y 2 meses y medio desde la aportación del informe que nos pidieron... demasiado tiempo para no saber nada...
Así que me he dicho: "Lydia, no metas la pata... jejeje, mira el buzón primero por si acaso!"
He bajado en zapatillas, Yala (mi perra) me ha mirado sorprendida, hasta ella se preguntaba donde narices iba en zapatillas y sin cerrarle la puerta del comedor (para que no se acueste en el sofá, que le encanta a la tontina); le he sonreido y he bajado corriendo. Un panfleto publicitario, para variar. He subido a casa y venga a pensar mientras ordenaba mis cosas, cantaba...
No he necesitado más tiempo, ha sonado mi teléfono. Esperaba otras llamadas así que no he hecho demasiado caso... he visto un móvil desconocido, bien podía ser. Y entonces en la presentación de esa chica con esa voz tan dulce, entre muchas palabras he oído... "adopción??" Sí! Empezamos los cursos en 2 semanas. Aún nos tiene que llegar la carta con toda la información de lo que hay que hacer pero bueno, de repente ya no me importa tanto esa carta ni ese feo buzón que tenemos.

martes, 3 de febrero de 2009

Venecia


Marchamos el lunes 26 de enero rumbo a Venecia, aprovechando mis vacaciones (sin sol y pasadas por agua, todo hay que decirlo) para hacer un viajecito de 4 días.
La verdad, muy bonito; nos gustó mucho. Es una ciudad con muchísimo encanto, preciosa para pasear, con una encantadora basílica de San Marco en su plaza del mismo nombre y con decenas de pequeños puentes y canales transitados por esas góndolas que casi te hacen transportar a otra época; lujosas góndolas y caríiisimas para un pequeño paseo que al final nos abstuvimos de realizar.

Lo cierto es que no te cansas de pasear, aunque no haya muchísimas cosas que ver, Venecia, como muchas ciudades italianas, está repleta de pequeñas iglesias dignas de visita, aunque en todas hay que pagar entrada y eso provoca que te conformes con verlas por fuera. Entramos a una de ellas y a la basílica que sí que es gratuita. Una excursión para visitar las pequeñas islas en la laguna Veneta es una buena opción.

Laguna Veneta










A la vuelta, cómo no, la emoción de mirar el buzón por si en esos días habían llegado noticias del ICAA. Puf! Una carta de GasNatural y apenas 2 panfletos de propaganda! Increíble, ya ni eso...
Pues nada, seguimos esperando con muuuucha paciencia.