miércoles, 22 de abril de 2009

5a Entrevista

Así va cambiando mi humor... como el de mi querida Pucca, de sonrisa inocente a risa nerviosa... jejeje.
No voy a entrar en detalles, una entrevista en la que continuamos hablando de nuestras vidas: otras relaciones importantes, nuestro encuentro y nuestra vida en común.
Las entrevistas se van sucediendo una tras otra; siendo positiva, lo cierto es que cada una de ellas es una menos que tenemos que pasar, cada día que pasa es uno menos que falta para llegar a algún lugar. El nerviosismo y la deseperación aparecen ante la incertidumbre de si llegaremos o no a ese lugar; aunque de una manera u otra estoy segura de que llegaremos.
Aunque la próxima entrevista será en otras 2 semanas parece que ya han de quedar solo 2, eso es lo que creemos. La próxima se centrará básicamente en el perfil para la adopción nacional. En la adopción internacional no se perfilan de manera demasiado exhaustiva las características de nuestro futuro hijo, solamente la edad y poco más. En el caso de la adopción nacional sí se hacen algunas preguntas sobre qué características o qué situaciones podemos y queremos asumir; por poner un ejemplo sencillo, nos preguntarán por cada una de las posibles etnias o razas, pudiendo elegir en todo momento cual sí o cual no nos gustaría, con absoluta libertad.
En la siguiente entrevista (presumiblemente la última antes de realizar el informe) retomaremos el tema de las primeras para concluir finalmente si nuestras motivaciones son o no las correctas o las más positivas o idoneas para adoptar a nuestro hijo...

Y no daré más detalles, sólo diré que
¡seguiremos caminando!

miércoles, 15 de abril de 2009

Visita domiciliaria


Hoy hemos tenido la 4ª entrevista, la visita domiciliaria. De la misma manera que la 3ª entrevista, esta también ha sido bastante sencilla pues hemos hablado de nuestros estudios y nuestra vida laboral, básicamente.
Habíamos quedado a las 9:00h de la mañana en la puerta del IKEA (lo único conocido de Badalona, jeje). De ahí nos hemos dirigido hasta casa. Lo primero que nos ha pedido al entrar en casa es que le mostraramos nuestro hogar... después nos hemos sentado alrededor de la mesa y hemos comenzado. Ya digo que no ha sido nada del otro mundo, una horita hablando de nosotros.
Al final de la visita nos ha puesto un poco al día de qué haremos en las próximas entrevistas... por lo visto, al menos, 3 más.

La espera ya empieza a ser un poquito desesperante; lo llevamos bien, yo un poco peor, creo, pero me voy dando cuenta día a día de que cualquier piedra en el camino es recibida por mí con un poquito más de impaciencia y preocupación.

En una de las reuniones a las que asistimos en una de las ECAIs, antes de comenzar con las entrevistas, escuchamos a una pareja explicar su experiencia en las entrevistas. Expusieron su caso como un proceso amable, como una serie de conversaciones con las psicólogas en las que se sientieron muy agusto, en las que sentían que caminaban hacia su hijo, y casi vinieron a decir que era un "mito" el que las entrevistas fueran duras. No sé cómo sería su proceso, no lo conozco, ni tampoco su situación, lo que sí sé es que, aún no siendo un trago horrible, que no lo es, este proceso genera (o así es en mi caso) una serie de preocupaciones, incertudumbres, ansiedades, incluso a veces, es inevitable, un indagamiento excesivo dentro de uno mismo. Que lo entiendo, ha de ser así, pero a estas alturas tengo claro que no es un proceso igual para todos, depende de qué grupo de psicólogas tengas y depende en qué comunidad autónoma vivas. Parece, por ejemplo, que en Catalunya hay tanta más demanda de adopciones que se convierte en un proceso tanto más duro para las familias, pues la criba es más exhaustiva que en otras comunidades... y las esperas ya para qué hablar.
Sin embargo, comprendo que las esperas sean más largas, es inevitable, si hay menos personas en el proceso, pero que sea más o menos fácil o que unos argumentos te sirvan o no según donde vives o quien te evalua, eso sí que no me parece tan justo.
De todas maneras, esta es una reflexión muy personal, es una impresión, nada más. Quizás esté equivocada.

domingo, 5 de abril de 2009

Caminar o... ¡correr!

"Un maratón es una prueba atlética de resistencia que consiste en correr a pie la distancia de 42,195 kilómetros.
Su origen se encuentra en la gesta del soldado griego Filípides, quien en el año 490 a. C. murió de fatiga tras haber corrido unos 40 km desde Maratón hasta Atenas para anunciar la victoria sobre el ejército persa. En honor a la hazaña de Filípides se creó una competición con el nombre de "maratón", que fue incluida en los juegos de 1896 de Atenas inaugurados por el Barón Pierre de Coubertin.
En estos primeros Juegos Olímpicos el gran héroe fue el ganador de la prueba de maratón, un pastor griego llamado Spiridon Louis, que fue seleccionado casi por obligación por un oficial del ejército griego. Antes de la salida permaneció dos días en oración y ayuno. Al final de la carrera entró en solitario por la meta para delirio de sus compatriotas, salvando así el honor helénico, dado que fue el único triunfo griego en una prueba de atletismo en estos juegos. Esta victoria lo convirtió en una persona rica; incluso un carnicero se ofreció a darle carne de por vida y un zapatero a calzarle. Murió sin faltarle nada.
Los 42.195 m por los que hoy día conocemos el Maratón datan del año 1908, cuando se celebraron los Juegos Olímpicos de Londres y la reina estableció, sin quererlo, esta distancia como la distancia oficial de la carrera de resistencia por antonomasia. Esta distancia es la que separa la ciudad inglesa de Windsor del estadio White City, en Londres. Los últimos metros fueron añadidos para que la final tuviera lugar frente al palco presidencial del estadio."


Esta mañana hemos encendido el televisor para ver los últimos kilómetros del Maratón de París. El campeón masculino ha sido el keniata Vincent Kipruto que ha cruzado la meta a las 2 horas, 5 minutos y 47 segundos de haber salido... no hay palabras. En segundo y tercer lugar han llegado el etíope Bazu Worka y el keniata David Kiyeng en 2h 6m 15s y 2h 6m 26s, respectivamente.

En la prueba femenina, la etíope Atsede Bayisa se ha proclamado campeona con un tiempo de 2h 24m 42s; en segundo lugar otra etíope, Aselefech Mergia en 2h 25m 2s, y en tercer lugar la francesa Christelle Daunay en 2h 25m 43s, batiendo el record de francia.


El atletismo es sin duda uno de los deportes más emocionantes; el gran esfuerzo físico y mental al que se somete un atleta es digno de admiración, pero no puedo dejar de mencionar y reivindicar la explotación a la que, también en estos ámbitos, se ve sometido el pueblo africano en su conjunto; son sin duda los mejores atletas, pero también sienten el peso de realizar una prueba tras otra sin descansos y desde muy jóvenes, pues así se les exige, y el ganar dinero de esta manera puede incluso ser su única salida de la miseria. No conozco este tema a fondo, seguramente no será en todos los casos, pero solamente con saber que esto ocurre es suficiente para no callarme y expresarlo aquí, el único lugar que tengo para hacerlo.