sábado, 27 de febrero de 2010

Mientras esperamos

Van pasando los días, pero parece que no pasan. Esta espera es la peor de todas las esperas. Tras nuestro juicio, al conocer la fecha en la que viajaremos, me pareció que ese día estaba a la vuelta de la esquina. Hoy, una semana después, tengo la sensación de que ese día está muy lejos, tanto que prefiero no pensar (cosa imposible); tanto que 3 semanas pueden resultarme más largas que 1 año y medio, muchísimo más. Aunque los días se hacen cortos, pues hay muchísimo trabajo por hacer antes del viaje, estas 3 semanas de margen es un tiempo larguísimo... no sé si me explico.
En estos días, además de adelantar todo el papeleo que podamos, estamos acabando la habitación de nuestro niño. Ya queda poquito: una estantería, un armario, un espacio para sus juguetes, su camita y algunos adornos completamente necesarios (¡gracias tío Pedro!). Cada nuevo elemento nos ofrece una nueva imagen de su espacio en el que ya casi, casi, sólo falta nuestro Gezahegn, a quien esperamos con muchísisma impaciencia.
Ahora pienso mucho en el viaje, en el momento del encuentro, en la sensación de tenerle en la cama de al lado en el hotel, de comer juntos, de meterle en la bañera, de coger el avión que nos traerá a casa, de contemplarlo en su camita, en casa, mientras duerme. Ahora es indescriptible todo eso e intento imaginar cómo será después.

Entoy muy sensible últimamente... creo que empiezo a comprender a las MADRES... ;-)

miércoles, 17 de febrero de 2010

Ha sido hoy



Esta mañana ha sido tremendamente larga. Habíamos decidido pasarla juntos para que lo estuviéramos en el momento de la llamada. Desde las 8.00 h que hemos salido de casa, hemos estado pegados al teléfono. Lógicamente, al principio de la mañana no esperábamos ninguna noticia, pero conforme pasaban las horas nos hemos ido impacientando; teniendo en cuenta que en Etiopía son 2 horas más... bien podría celebrarse el juicio a primera hora (de allí) lo que supondría que a eso de las 11.00 o las 12.00 podríamos saber algo, ¿no? Pues no lo sé, el caso es que los minutos pasaban y ya empezábamos a pensar que nadie nos llamaba, que qué estaría pasando, que si habría algún problema, que si no nos iban a llamar inmediatamente... Hemos tenido tiempo de volver a casa, preparar la comida y convencernos de que nos tocaría esperar a la tarde como en la otra ocasión... nos esperaba un día aún más largo. Y ya resignados y prácticamente sentados a la mesa, creo recordar que a eso de las 13.30 h más o menos, el teléfono ha vuelto a sonar. Yo ya no pensaba que sería la ECAI pero he observado a Antonio para intuir cualquier gesto que me informara sobre la procedencia de la llamada. Al cabo de unos segundos, Antonio me ha mirado esbozando una sonrisa, asintiendo y cerrando el puño como señal de celebración. Entonces, una inmensa felicidad me ha recorrido y he mantenido el silencio para enterarme del resto de la conversación.
Nada más, de momento, con esto tenemos para días... aunque pronto tendremos una reunión para ultimar los detalles del viaje.


Si todo va bien, viajaremos el día 13 de marzo


domingo, 14 de febrero de 2010

5a Reunión

Ayer acudimos a la penúltima reunión de nuestra ECAI. En esta ocasión, la persona que dirigía la reunión era psicóloga y nos habló sobre las distintas etapas que todos los niños viven. Lo cierto es que, como ya he comentado en alguna otra ocasión, a estas alturas todo gira en torno a lo mismo y no hay muchas cosas nuevas que aprender o, mejor dicho, no nos aportan nada nuevo en estas charlas, pero estoy segura de que siempre quedan muchas cosas por aprender. Sin embargo, también es cierto que durante una hora y media de charla alguna cosita, por pequeña que sea, siempre podemos extraer. Yo me quedaré con algo que me pareció realmente interesante. Como ya he escrito unas cuantas lineas atrás, se centró bastante en explicar de manera general las etapas y los comportamientos de los niños a distintas edades e indistintamente de su condición primera de adoptados; y el hecho de que hiciera alusión a los niños en general y no acotara determinados comportamientos o reacciones infantiles dentro de esta condición, es la enseñanza que yo, personalmente, extraigo de esta charla. Entiendo que es importante tener en cuenta que nuestro hijo tendrá esta particularidad (y otras muchas, como cada individuo) pero que no debemos adjudicar cada uno de sus comportamientos al hecho de que fue adoptado, para no fijarle nosotros mismos este"título" el resto de su vida. Es importante que entendamos y comprendamos este hecho, y que, en alguna ocasión, actuemos en consecuencia, como también es importante que entendamos y comprendamos que es una persona individual, y que tendrá reacciones lógicas e inherentes a su edad en cada etapa.
Aunque en la charla se tocaron algunos otros temas, éste me pareció a mí el más interesante y así lo resumo.

jueves, 4 de febrero de 2010

-

Juicio aplazado.

Próxima fecha: 17/02/2010

-