miércoles, 29 de septiembre de 2010

Los besos de Gezu

No es la primera vez que mi hijo me enseña unos besos que le hacen mucha "gracia". Hoy me ha plantado un beso en los morros, poniendo los ojos en blanco y moviendo la cabeza... Yo me partía de risa con él y le preguntaba dónde había visto ese beso. Lógicamente en la tele y mientras lo llevaba en brazos a la cama a hacer una siestecita continuaba besándome, tirándome en la cama y diciéndome que sí, que en la tele se pelean así (mientras me abrazaba y me besaba)... y preguntándome:

-G: "¿Por qué hacen eso?"
-Y: "Porque se quieren mucho"
-G: "Yo te quiero mucho..."

Ayyyy, y vuelvo a repetir ¿no es para comérselo?

martes, 28 de septiembre de 2010

Llorar de risa

Gezu dice un montón de cosas graciosas y a menudo suelto algunas carcajadas. Después se me olvidan, cuando las quiero explicar a alguien ya se me han ido de la cabeza (tengo una memoria de pez...). Pero esta vez no, esta vez he reído tanto que no he dejado pasar el momento y hago una entrada para que no se me olvide.
Estamos en casa de obras (bueno, cambiando las puertas) y uno de los trabajadores me llama y me explica una cosa que tendría que arreglar yo después. Mi hijo, que se queda con todo, al volver los dos a la cocina me pregunta qué me había dicho. Yo estaba a medio comer y la explicación para él no iba a ser corta así que le he dicho que ahora no se lo iba a explicar, que en otro momento. Él un poco mosqueado me dice que en otro momento a él se le olvidaría preguntármelo a lo que yo le contesto que a mí no y me dice:
G: "¿Tú te acuerdas?"
Y: "Sí, yo me acordaré"
G: "Qué acoddón".
Yo no le entendía y le he hecho repetirme lo mismo por lo menos 4 veces. Entonces Gezu se da cuenta y me dice:
G: "¿No entendes?"
Y: "No, no te entiendo!"
Entonces, como si yo fuera tonta, me dice: "Que te acueddas mucho!!".
Me ha entrado una risa que ha ido aumentando de intensidad tanto, que al final he comenzado a soltar unos lagrimones importantes mientras mi hijo me miraba sin saber muy bien si reirse conmigo o si llorar, porque él pensaba que estaba llorando. Le he explicado, entre carcajadas, que lloraba de risa, que cuando las personas se reían muchísimo podían llegar a soltar lágrimas y él me ha dicho que nunca me había visto llorar de risa.

Ha sido el día que más me he reído con él, o uno de los dos días quizás. Ahora, que no se me olvide explicárselo después, creo que se lo ha ganado!

viernes, 17 de septiembre de 2010

Libros

Hace tiempo que quiero leer ese libro sobre el que tanto he leído: "El niño adoptado. Comprender la herida primaria." Pero me está siendo un poco difícil de encontrar. Me lo había pedido para mi cumple pero no llegó, así que tendré que buscarlo...
Otro libro que también me encantaría leer y que me va a ser más difícil todavía de encontrar (me han dicho que está descatalogado) es "Carta a mi hijo adoptado" de Pilar Rahola. Si alguien sabe dónde encontrarlo estaré encatada de poder conseguirlo ;-)
Aquí os dejo un enlace en el que podeis leer un pequeño fragmento.

martes, 14 de septiembre de 2010

7:50 AM aproximadamente y Antonio no está a mi lado; oigo a mi hijo salir de su habitación y dirigirse al baño para hacer el pipí matutino. Segundos más tarde, cuchicheos en el comedor, ruidos extraños y unos pasitos que se acercan a mi dormitorio. De pronto se enciende la luz del pasillo y se abre la puerta. Me tapo la cabeza, me desperezo y me bajo la sábana un poquito, lo justo para que vean que estoy medio despierta... "Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos mama, cumpleaños feliz!!!" y un paquete gigantesco encima de mi cama!
He dado mil besos a los amores de mi vida y he abierto un paquete detrás de otro... aunque a Gezu le ha costado días entender que era mi cumpleaños y no el suyo (que está deseando que llegue, porque todo el mundo cumple años menos él y eso le mosquea...) al final lo ha entendido, me ha ofrecido los regalos y se ha alegrado conmigo cuando he abierto cada uno de ellos.
Después me han felicitado mis hermanas y mis papis y, a lo largo del día, muchas personas más.
Gracias a todos por acordaros de mí, sea por un cumpleaños o por cualquier otra cosa, eso siempre nos hace sentir bien ¿no?

Bueno... pues ya son

martes, 7 de septiembre de 2010

Gezu ya es estudiante!

Mi niño ya es estudiante oficial, jeje!
Ay! Qué contenta estoy y qué bien nos ha ido a todos este ratito separados. Lógicamente, estoy contenta porque lo he visto a él así, relajado y contento. Cuando lo hemos dejado esta mañana en el cole, ha habido un momento en el que se me ha hecho un nudo en la garganta... que mamá más tonta... lo he visto ahí, con los demás niños, haciendo la cola, sin saber muy bien a donde tirar... y se ha girado y me ha mirado cuando la cola ha empezado a andar... pero cuando su profesora lo ha cogido de la mano ya no ha mirado más atrás. En seguida me he quedado tranquila eh? Pero esos segundos los he tenido.
Después de 3 horas y media en el cole le he ido a buscar. He entrado en la clase; estaban todos sentaditos esperando a sus mamis y ha esbozado una enorme sonrisa cuando me ha visto aparecer. La profesora me ha dicho que todo había ido muy bien y que tenía que llevar un vaso de plástico para cuando tuviese que beber agua.
Mientras salíamos, le he cogido en brazos y después de darle un enorme beso le he preguntado por su primer día de cole. Él me ha explicado un montón de cosas mientras no paraba de saltar y hacer piruetas de camino a casa. Así he advertido que todo había ido bien y que estaba muy contento... hasta me ha dicho que el cole es muy chulo!
En fín, mañana empezaré yo... espero salir dando tantos saltos como él aunque, sinceramente, lo dudo...

lunes, 6 de septiembre de 2010

Primer día

Mañana es el primer día de cole de Gezu. Lógicamente estoy muy contenta por él, porque sé que lo necesita, y también por mí porque necesito también comenzar con mi rutina, con mi vida, mi nueva vida. Sin embargo, conforme se acerca el momento (que ya está aquí) empiezo a sentir cierto "miedo" o intranquilidad a separarlo de mí. Hasta ahora todo era felicidad al hablar del cole, al explicarle lo que era, si tenía muchas ganas de ir, etc. Ahora que es tan real, empiezo a pensar en que lo dejaré en un lugar lleno de extraños, que ni yo ni su padre estaremos a su lado para echarle una mano si no logra hacerse entender con claridad (aunque también creo que lo hará muy bien) o si se siente mal por algo; pienso en qué puede sentir en el momento en el que nosotros nos vayamos y él se quede allí. Es posible que tenga yo más reparos que él, desde luego deseo que sea así.

Bueno, mañana a las doce y media, cuando lo recoja en su primer día, ya averiguaré como le ha ido...

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Para comérselo

Ayer mi hijo me contó el sueño que había tenido por la noche. Soñaba que iba al cole (tiene muchísimas ganas de ir, pero...) y que cuando estaba allí no sabía donde estaba la mama; y entonces venía con una ropa muy bonita y estaba muyyyyy guapa, una ropa de muchísimos colores... Imagino que a pesar de estar ilusionado con el cole y de entender lo que és, experimenta cierto miedo a separarse de nosotros, a estar solo en un lugar donde nosotros no estaremos y es que, desde que lo vimos por primera vez entrando en el hall de aquel hotel el 14 de marzo del presente año, no se ha separado de nosotros ni un solo minuto... ni nosotros de él (o alguno de nosotros, vaya).
_______________________________________

Ainsss mi niño! Como alguien dijo alguna vez "a veces me lo comería... y otras veces me da una rabia de no habérmelo comido..." jejeje. Pero a pesar de eso, son impagables los momentos en los que me lo comería; cuando me mira y me dice con un tono muy dulce, casi quejoso, todas y cada una de las noches antes de dormir, "Mama, te quiero mucho" y me besa y me achucha; cuando ríe con esa risa contagiosa que tiene con la que es inevitable echar una carcajada junto a él; cuando es tan tremendamente generoso que se me encoge el estómago; cuando hace mil payasadas y hasta imita a su padre (en las payasadas que el padre también hace); cuando baila sin parar y me dice cosas como "Yo bailo mucho, mama!", "Yo bailo mucho más que tu", "Mama! Yo he inventido (no me he equivocado no, inventido) este baile"... tendríais que verlo moverse y escucharlo cantar. Sin duda tiene la música metida en la piel, sólo hay que verlo. Y es que sí, me lo comería!