sábado, 4 de diciembre de 2010

Este año es especial

Pues sí, la Navidad llega... Soy y he sido un poco "rebelde" o crítica con la Navidad durante muchos años. Quiero decir que me repatea todo el rollo consumista que se mueve alrededor de estas fechas y he intentado por todos los medios entrar lo menos posible. Ningún año hemos adornado la casa desde que vivimos en pareja, no hemos hecho gastos extraordinarios, quizás nos hemos regalado algo que necesitábamos, hemos hecho las correspondientes comidas familiares... y poco más.
Pero este año es distinto. Este año va a ser especial y ya empiezo a darme cuenta. Cuando estábamos solos decidimos no explicar a nuestro hijo toda la historia de Papá Noel y los Reyes Magos, no explicarle una mentira, que al fin y al cabo es lo que es... Pero las cosas no siempre se dan como uno ha planeado y de pronto nos hemos visto hablándole de Papá Noel y de la Navidad mientras él alucina y escribe poco a poco su carta... al principio no sabía qué pedir y decidió que no quería nada en concreto y que le pediría a Papá Noel que le trajera unas sorpresas... qué tierno mi niño. Pero creo que se lo ha pensado mejor y ahora sí vamos escribiendo una lista.
De momento ya le hemos comprado a Gezu uno de esos cartoncitos con las chocolatinas que se van comiendo una por día hasta el día 24 de diciembre (ese que yo nunca tuve porque no creo ni que existiera cuando yo era niña).
Si pienso detenidamente, a pesar de no haber querido entrar en todo el rollo consumista navideño de forma total, sí que tenía, y tengo, buenos recuerdos de la Navidad. Lo cierto es que yo recuerdo mi infancia navideña con cariño, eran fechas especiales. Recuerdo cuando nos levantábamos por la mañana y veíamos los regalos en el comedor, recuerdo cómo montábamos el árbol, cómo nos reuníamos en familia. Y ahora miro a mi hijo y pienso... ¿voy a quitarle yo esa ilusión?¿voy a decidir que él no puede disfrutar de esa parte de su niñez de la que yo disfruté? Pues no. Quiero compartirla con él así que quizás tengamos que hacer un trabajo de recuperación de las costumbres navideñas y vivirlas a tope con nuestro niño, porque estoy segura de que lo vamos a disfrutar los tres, y os aseguro, aunque suene a tópico, que no hay nada comparable a la mirada ilusionada de un niño (sobretodo si es tu hijo), a la sonrisa llevada al extremo por una profunda felicidad que sólo cuesta una frase en la tele. Hace diez minutos Gezu ha entrado en mi habitación para decirme que en la tele ya empieza la Nadidad y teníais que haberle visto la cara...
Así que nada, Navidad Navidad dulce Navidad...

PD: acaba de terminar la peli y Gezu me dice que hay que comprar un árbol y adornarlo... maldita tele! jajaja!

7 comentarios:

Ester dijo...

jejej...el último comentario me ha hecho muchisima gracia...será cierto eso que dicen de "cuando tengas el tuyo...ya verás!"jaja..

Pues chica di que sí, a celebrar la navidad con vuestro tesoro y a disfrutar de su ilusión y sus sonrisas...yo siempre he dicho que no hay nada como una navidad con niños...los mayores perdemos la magia y la inocencia que trae estas fechas...

Un besote enorme y disfruta de tus primeras navidades como mamá!

ESter.

Xiao dijo...

No creo que los Reyes o Papa Noel sean una mentira. No lo pienses así, Lyd. Son ilusión, mágia, inocencia.... son muchas cosas, que, si las sabes alimentar a lo largo de la vida, te generan mucha ilusión. Yo viví sola muchos años y todos, todos, la noche de Reyes yo misma me colocaba en mi zapato el regalo que me había comprado..... y mantuve viva una ilusión que hoy transmito a mi hija. He de añadir que noy católica ferviente, ni especialmente religiosa, más bien lo contrario. Pero es algo que viví de niña con tantísima ilusión que aún hoy, a mis 46 años, conservo.
Disfrutad mucho de esa ilusión con Gezu, no os lo perdais por nada del mundo.
Besos

Xiao dijo...

Quería decir que viví muchos años sola, peor me he comido el SOLA jejejeje

Sandra dijo...

Pues yo pensaba como tú, pero cada año que pasa te da morriña de tu infancia´de esa ilusión que tenias en estas fechas, poniendo pastas y agua para los reyes magos y los camellos (yo era de baltasar), y como te costaba dormirte..., bueno son tantos recuerdos y tanta ilusión que compensan las mentirigillas que nos contaban los papis.

Asi que disfrutad mucho de estas fiestas, un beso y feliz navidad!!!

julieta dijo...

Hola Lydia, parece que cada línea la estuviese escribiendo yo. Me ha pasado lo mismo con mi niña. LLevábamos años sin poner el arbolito de Navidad y pasando de todo, este año es distinto, ella lo hace distinto, y justo esta tarde pondremos nuestro gran arbolito, el primero "juntos los tres" como dice ella.
Disfruta estas primeras navidades con tu hijo, no hace un año que aún no tenías su foto, no?
Y a las familias que todavía esperan ÁNIMO, merece la pena la espera y les juro que se olvida rápidamente lo peor del camino.

Mariajo dijo...

Ostras, Lyd, te digo como Julieta... yo hubiera escrito lo mismo. Hasta el momento en que llega la criatura, claro!! Pero nosotros no tenemos espíritu navideño para nada!!!
Sí que somos conscientes (y leyéndote me reafirmo más) de que esto cambiará con la criatura. Ellos lo viven diferente!
Disfrutad mucho y poned una fotillo del árbol, a ver cómo le ha quedado!! :-)
Un abrazo,
Mariajo

Sílvia e Iván dijo...

Las navidades con un niño tienen que ser muy,muy especiales!!felices fiestas a los tres, preciosa!!muchos besos.