jueves, 3 de febrero de 2011

Vínculo

El comportamiento de mi hijo sufre altos y bajos según el día. Suele tener estados de ánimo bien distintos. Aunque por lo general suele enfadarse a menudo tiene días (o ratos) cariñosos, cercanos y en los que desborda felicidad. Los enfados, aunque frecuentes, no son excesivamente "molestos", quiero decir, que es un niño con carácter, gruñón y que acepta no de muy buen gusto las cosas que le van en contra, pero no coge pataletas, ni llora, ni grita. Por otro lado, está feliz y desenvuelto con sus amigos en el cole, con sus primos, con sus tíos... pero a veces pienso que si lo dejara con cualquiera de ellos no sufriría excesivamente. Es un poco fuerte decir esto y mi sentido común me dice que estoy equivocada, pero cuando lo observo, cuando veo su comportamiento me parece que está contento en cualquier sitio y le cuesta volver a "su vida" conmigo que le pongo límites, le regaño o le controlo. Es obvio que soy su madre y ese es mi papel, los demás no tienen que ordenar su vida a todas horas, sólo tienen que jugar, dejarle ver la tele o darle un caramelo. Puedo parecer una madre posesiva o celosa... pero lo que creo que ocurre en realidad es que ese vínculo aún no se ha formado. Yo lo sé y él también, a su manera. No se ha formado de él hacia mí, ni de mí hacia él y es un camino que hemos de recorrer juntos. Es muy complicado explicar exactamente lo que quiero explicar. Necesito que me busque cuando se hace daño, que me eche de menos cuando no estoy y que sepa que soy SU MADRE. Vuelvo a repetir que todo esto no es más que el producto de ese camino que no hemos recorrido juntos, esa vida que no vivió conmigo le hizo alejarse de mí cuando aún no nos conocíamos. Sé que es cuestión de tiempo y, mientrastanto, me suena a música celestial el sonido de sus besos y el "Mama, te quiero" que me dedica cada noche.
Sin embargo, la semana pasada supe algo que me hizo reflexionar, una vez más, sobre todo esto. Hace un par de semanas tenía que acudir a un exámen (en el que por cierto saqué un 7!) y fue a recogerlo al cole una de sus tías. Todo fue bien, imagino, tampoco pregunté porque suele estar bastante a gusto con la familia y no me echa nada de menos ;-), pero unos días después ella me explicó cómo al entrar por una calle hacia el colegio de mis sobrinos de pronto se paró y tiró de su mano... dijo "no" como si no quisiera entrar... Ella le tranquilizó y le explicó que no pasaba nada, que iba a estar con ella todo el rato y que se pondrían a esperar donde él quisiera, que no iba a ir a ningún sitio que no le gustara. En seguida cedió y entró tranquilo... según ella, fue como un flash, algo reflejo y momentáneo pero después estuvo relajado. Antonio, que conoce ese lugar, me dijo que se parece bastante al patio de la casa de acogida.
Me sorprendió esa reacción de él, que se muestra siempre tan confiado, que no suele expresar ningún tipo de miedo y que responde con un aire de obviedad y seguridad cualquier cuestión que le presento sobre el hecho de que estará siempre con nosotros. Con nosotros jamás ha tenido un comportamiento como ese y estoy segura de que si hubiera ido de mi mano no hubiera dudado. Por eso, siento que voy obteniendo pistas sobre cómo se siente él cuando yo no estoy. Yo no quiero que eso le ocurra jamás, que sienta cierto miedo o dude , vaya de mi mano o de la mano de cualquier familiar, pero está claro que el primer paso es que no dude jamás de su padre y de su madre... el resto vendrá después.

7 comentarios:

Mariajo dijo...

Primero, felicidades por el 7!! :-)
No sé, no tengo experiencia como madre, pero sí que tengo cerca a nuestros ahijados y te puedo asegurar que les costó llegar a ese punto pero que ya hace mucho que la referencia es su madre, que si no está la echan de menos, por muy a gusto que estén... Y siempre, siempre la tienen como referencia.
Tiempo y mucho amor. Creo que es la fórmula! :-)
Un abrazo,
Mariajo

María J. dijo...

Hola Lyd, yo tampoco tengo experiencia como madre, pero despues de leer tanto y tras compartir cuidados con mi sobrino y casi criar a mi hermana pequeña, solo puedo decir que los niños necesitan que le dediquemos todo el tiempo del mundo. Cuanto más tiempo pasemos con ellos y mas momentos compartamos más fuerte será el vínculo, existe más complicidad.
Así que supongo que por ahí van los tiros.... creo.
No todas las adaptaciones son iguales, cada una tiene su ritmo.

Un saludo,
María J.

Sandra dijo...

Hola Lyd, al leer el comportamiento de tu hijo he visto reflejado el comportamiento de muchos niños que personalmente conozco,que no necesitan a todas horas el contacto con su madre o padre, que estan a gusto con demás personas, que piden quedarse a dormir en casa de primos, abuelos... y no son adoptados, con esto te intento decir que ese comportamiento no es excesivamente extraño, entiendo que el vinculo se crea poco a poco y que es algo tan invisible,tan sutil que aveces nos cuesta construirlo, reforzarlo, yo pienso que el tiempo es muy importante, pero eso no quita que ya haya un trozo construido, quedate con el "mama te quiero" que debe sonar a gloria.


Un abrazo muy fuerte, y felicidades por las notas( empollona)jeje.

Mª Jose dijo...

Hola Lyd

Nuestro hijo hace 8 meses que está con nosotros, y hasta la semana pasada, pensaba igual que tú, que se habría quedado tan feliz, con cualquier familiar.
El viernes se puso malito, con un virus gástrico. Yo estaba trabajando, y él con mi madre y mi hermana, a las que adora. Desde que empezó a vomitar, estuvo llorando y llamándome "mami, mami". No se calmó hasta que no llegué y lo abracé. Se acurrucó conmigo y así estuvo toda la noche, sin querer que lo soltara ni un instante.
Creo que ya siente que soy su madre, y yo que no me había enterado...
Cada día es una sorpresa a su lado.

Besos

Laura dijo...

Yo llevo poco tiempo como madre y he intentado por encima de todo, que estemos su padre o su madre con él durante estos 3 meses... y de hecho ha sido así, hasta mañana!! Será el primer día que le dejo por la mañana con mi madre y por la tarde con mi cuñada... no tenemos más remedio que trabajar los dos ya que tenemos personal de baja y... estoy cagada!!!
M si me busca cuando se cae, y sí pregunta por mi si está en otro cuarto en el que no estoy yo y está con mi madre por ejemplo... y estoy cagadita por lo que puede pasar mañana... ahora empiezo a entender las madres que dicen que llevan fatal lo de dejarlos en el cole...
Sobre la reaccion de tu hijo con ese lugar... dices que si hubiese ido de tu mano, no habria hecho eso... quizá esto si es un sintoma de buen inicio de vinculacion no? de tu mano, seguramente no habria pensado en que le llevaban en un sitio que no queria ir...
Nunca sabremos cuando la vinculación es completa... yo tengo dualidad de sentimeintos ante dos comentarios que me hacen recurrentemente mi tía y mi madre...
Mi madre: este niño está enmarado. Y yo pienso... algo estaré haciendo bien que siempre me busque.
Mi tía: este niño se va con cualquiera... me agobio pensando en qeu algo estoy haciendo mal...
En fin.
Laura.

Begoña Leonardo dijo...

Está claro que tu preocupación es totalmente normal y lo explicas muy bien. Os faltará siempre esa parte de la historia, pero sabréis compensarla con creces, piensa que lo que recordamos nitidamente es a partir de la edad en la que el inició su vida con vosotros. Nada tienes que temer, seréis sus padres para siempre...

Cariños a tutiplén

Vicky dijo...

Podrías utilizar cositas para animar a ese vínculo a formarse como los dos deseáis, no os pongáis barreras, sé que no lo haces, háblale siempre a la misma altura, me refiero cuando le llamas la atención por algo, como de igual a igual, da igual si tú te agachas, da igual si lo subes a él a una silla, también podéis dormir juntos, eso une mucho a cualquiera, el dormir juntos vincula especialmente a padres y hijos, quizás la siesta? no sé, lanzo ideas, luego es cuestión de adaptarlas a vuestro saber hacer.
Eres la mejor madre que conozco (no se lo digas a la mama!!!)