jueves, 24 de marzo de 2011

Otra conversación

Aunque al principio era un poco reticente a explicar cosas particulares de mi hijo en el blog (no le gusta nada que cuente cosas a los demás y yo lucho contra eso y a favor de la normalización de toda su vida... a veces me parece que todo es un secreto familiar para él, pero cualquier cosa, eh? nada muy personal), ahora lo hago. De estas conversaciones aprendo un montón y conozco a mi hijo más y mejor.
Conversación de hace un par de días o tres, por la mañana, mientras nos vestimos para ir al cole:

- G: "Mama, cuando yo sea grande iré a Etiopía y llevaré zapatos a mis hermanos".
- Y: "Ah, muy bien ¿no tienen zapatos?"
- G: "No, cuando se rompen ya no tenemos más y vamos descalzos, pero no pasa nada..."
- Y: "Tú también ibas descalzo?"
- G: "Claro... hay hierva, no pasa nada..."
- Y: "Claro, aquí no podemos ir descalzos porque el suelo es muy duro y nos hacemos daño pero como allí estaba blandito..."
Se queda pensando:
- G: "Mama... allí éramos pobres..."
Jamás había escuchado esas palabras de su boca, ni nada parecido.
- Y: "..." - no me da tiempo a contestar y rectifica.
- G: "No no no, no eramos pobres..." - y me mete un rollo impresionante que no comprendo, y creo que él tampoco.

Se va a la habitación y vuelve:
- G: "Mama, P. ( un compañero del cole) dice que es más fuerte que yo pero no es más fuerte que yo".
- Y: "Claro que no hombre ¿cómo va a ser más fuerte que tú si tú eres más grande?"
- G: "Si me lo dice otra vez nos vamos a pegar para que vea que yo soy más fuerte".

Ahora toca la charla de la mami en la que le explico que eso no es ser más fuerte, que hay que ser más listo no más fuerte y que no le haga caso, que todos saben que él es fuerte pero no tiene que pegar a nadie. Que a nadie le gusta ver a otros pegarse (él me dice que no, que a él no le gusta) y que nosotros en casa no lo hacemos.

-G: "A mí A. (su madre bio) me enseñó eso..."
-Y: "¿A tí A. te enseñó a pegar a otros niños?".
-G: "No, pero como ella pegaba pues yo lo aprendí..."
-Y: "Vaya... quizás a ella le enseñaron eso y no le enseñaron otra cosa y por eso ella lo aprendió también. Pero nosotros te estamos enseñando otras cosas... Si algún día vas allí tú podrás enseñarle un montón de cosas a ella..."

No sé si soy muy susceptible pero a veces me deja de piedra...

6 comentarios:

Laura dijo...

No, no eres susceptible, estas conversaciones dejan de piedra. Y seguramente más de una duele y mucho.
Es bueno que las tenga, te tiene confianza.
Laura.

Carolina dijo...

La verdad es que sí que es para quedarse de piedra, pero esto es el vínculo creo yo, lo que estáis construyendo tu hijo y tú con estas conversaciones, dudas,preguntas, respuestas...es perfecto que lo haga, que no le quede nada dentro, y como dice Laura, la confianza que te demuestra. A mi hija tampoco le gusta que cuente cosas suyas, osea que debe ser una etapa de intimidad que nosotros no recordamos!

Mariajo dijo...

Es que es para quedarse de piedra!! uffff...

Sandra dijo...

Es impresionante como llega a razonar todo tu hijo y con que facilidad te habla de ello, eso es muy positivo, pero aveces debe ser durillo y es normal que te quedes sin palabras.

Un beso y feliz fin de semana!

Concha dijo...

Tu hijo demuestra salud mental. Está incorporando su presente sin olvidar de donde viene.¡Cuanto nos enseñan estos locos bajitos!
Un beso

Samaiaui dijo...

Pues si razona, sí. Tan peques ya nos dejan de piedra, imagina cuando tengan unos añitos más. Me han gustado tus respuestas, aprenderá mucho y muy bien contigo.
Mi hijo tiene 10 años, y también se pega a mí en el escritorio para hacer cualquier cosa. Y mira que hay mesas en casa...peeero.
Un abrazo.