martes, 24 de mayo de 2011

Semana intercultural


Esta semana estamos celebrando la semana intercultural en el colegio de mi hijo y las madres y padres estamos asistiendo para hablar de los distintos países a los que pertenecen todos los niños del colegio. Ayer le propuse a Gezu vestirnos con los trajes etíopes que compramos allí, yo tengo un vestido etíope precioso y él un trajecito etíope aún más bonito. Pensé que no querría. Al principio se lo miró con recelo, ir al cole con ese traje... decía que se iban a reir de él. Entonces le dije que yo me lo iba a poner, que era muy bonito y que seguro que les encantaba. Eso le animó y desde ayer estaba deseando colocarse el traje.
Hoy tocaba África y ha sido un día especial para él, estaba emocionado de que su mami fuese a estar en el cole con él, de que los dos juntos nos pusiéramos los trajes, de que explicáramos cosas de su país de orígen. La verdad es que no creí que iba a estar tan emocionado y contento... Lo cierto es que en el cole también han ayudado, le han piropeado hasta la saciedad diciéndole todos lo guspísimo que estaba y lo guapísima que estaba su mami. Imagino que si para mí es un orgullo que digan eso a mi hijo para él también ha debido serlo. Las niñas decían por los pasillos lo guapa que era la mama del Gezu y me avasallaban a preguntas.

En principio me propusieron contar algún cuento pero como no conocía ningún cuento etíope decidí preparar algo que pudiera gustar a los niños (de P-3 a P-5), que los tuviera entretenidos y que les provocara curiosidad. Finalmente decidí enseñar algunas fotos y explicar cosas básicas del país, hacerles reconocer los colores de su bandera, explicarles la importancia del café en Etiopía y enseñarles qué es la injera y cómo se come (imaginaba que les encantaría saber que es una comida que se come con las manos!). Después les he presentado un video que yo misma grabé con los bailes típicos y ha sido una revolución. Las profesoras alucinaban y los niños intentaban imitar lo que veían en la pantalla... inimitable, por otro lado. Les hemos enseñado objetos curiosos que tenemos en casa traidos de Etiopía y finalmente hemos puesto una canción, la primera canción que escuché cantar a mi hijo, una canción que les ponían en la casa de acogida y que cantaban. Todos hemos bailado y hemos convertido una pequeña aula de audiovisuales en una aunténtica fiesta.
Nos lo hemos pasado en grande!!!!
Al salir me he cruzado con otro padre que llegaba entonces con un cuento, era marroquí. Me ha preguntado de qué país era el traje y hemos estado hablando. El chico estaba sorprendido y encantado con el traje y me ha hecho algunas preguntas. Después hemos vuelto a encontrarnos y hemos vuelto a hablar. Imagino que se ha quedado con dudas al decirle que mi traje era de Etiopía y me ha sugerido que yo no era de Etiopía... evidentemente. Le he explicado que mi hijo era de orígen etíope y ha afirmado "Ah! El padre es etíope", jajaja! Le he explicado que mi hijo era adoptado, para que lo entendiese, porque no caía, y me ha preguntado que si me gustaba Etiopía. Mi cara lo ha dicho todo y le he contestado: "Amo Etiopía porque es el lugar donde mi hijo nació, es el lugar más importante del planeta Tierra para mí". La mirada del chico también lo ha dicho todo, nos hemos saludado y me ha vuelto a repetir que le encantaba mi traje. Pero qué guapa iba, no? jejeje.
Cuando he vuelto a recoger a Gezu su profesora me ha dicho que estaba contentísimo y que incluso les había estado cantando otra canción etíope que cantamos a veces en casa.
En fin, ha sido una jornada muy divertida y constructiva. Gezu se lo ha pasado en grande y yo aún mejor ;-)

viernes, 20 de mayo de 2011

Dos grandes satisfacciones

La primera, el cole de mi hijo es un colegio público de barrio al que va mucha gente de distintas nacionalidades y culturas, me encanta. Pero también algunas familias de un nivel "cultural" bajo, y cuando digo esto quiero decir... en fín, niños de 4 años que dicen palabrotas más grandes que ellos. Yo lucho contra todo para que mi hijo no aprenda según qué cosas. Casi cada día me viene con una palabra nueva. Él es muy listo y antes de que yo se lo diga ya sabe que esa palabra es malsonante y me la dice con mucho tacto, despacito y apuntándome que eso lo ha dicho algún amiguito suyo ¿Qué tipo de cosas? Desde hijo de..., maric... (con su acento y todo), hasta gritar tía buena a una chica que pasa por la calle. Niños de 4 y 5 años!!!! Yo me quedo muerta. La cuestión es que tengo que ir corrigiéndole y explicándole que hay palabras muy feas que no se deben decir, porque no gusta escucharlas y menos a un niño tan pequeño, etc. Pero siempre te queda la cosa esa de decir, "madre mía lo que va a aprender mi hijo con esos compañeros". Ayer, mientras esperábamos para entrar en el cole, uno de sus compañeros le dice "mira, una china" señalando con el dedo bien firme a una mamá china sentada a un metro de ellos (casi le mete el dedo en el ojo). Mi hijo con su cara de enfadadísimo, arrugando la nariz como sólo él sabe hacer (para mí es imposible, jeje) le dijo "Cállateeeeee". Toma ahí mi hijo! Que alguna vez a venido a casa diciendo cosas semejantes, hablando de chinos así a lo loco sin saber ni lo que decía (está claro que es lo que oye en el cole, qué triste) y diciendo que no le gustan los chinos... ufffff. Y yo ahí corrigiéndole y enseñándole y ahí tengo un resultado. Me sentí muy orgullosa de mi hijo, es así.

La segunda, ayer mientras me tumbaba a su lado a la hora de dormir (últimamente solicita mi presencia, hacía tiempo que se dormía solito), de pronto me coge la cara entre sus dos manos, abro los ojos y me dice GUAPA... No tengo más que decir, casi me derrito.

¡¡¡¡¡¡Pero como te quiero amor!!!!!!


PD: por cierto, la semana que viene es la semana intercultural y me han pedido que participe ¿Alguien conoce algún cuento etíope?

miércoles, 4 de mayo de 2011

Que yo no lo sabía

Esta canción de Elefantes fue la primera que mi hijo empezó a cantar al poquito de estar en casa, mientras la escuchábamos en el coche cantábamos los 3! Hace pocos días la volvimos a escuchar y recordé cómo se la cantaba entonces y cómo se la canto cada vez que la escucho.
Y una vez más, ahí la dejo, para mi niño.


Que yo no lo sabía, quién me lo iba a decir
que sólo con tu sonreír
inundarías todo mi ser de alegría
y yo no lo sabia que me podía encontrar
algo tan dulce como tú
eres lo más bonito que he visto en mi vida.
Y yo no lo sabia, y si me vuelvo loco es al sentir
que hay tantas cosas que vivir,
y yo sin ti no lo sabía.

Por la calle no hago más que sonreír.
Y es que todo el tiempo estoy pensando en ti,
Que le voy a hacer?
Es curioso como hay días en los que,
todo es magia todo es arte y ya lo ves,
no puedo callar, ni dejar de ser
el loco que está rendido aquí a tus pies.

Y yo no lo sabía...
quién me lo iba a decir
que sólo con tu sonreír
inundarías todo mi ser de alegría
y yo no lo sabia que me podia encontrar
algo tan dulce como tú
eres lo más bonito que he visto en mi vida.
Y yo no lo sabía, y si me vuelvo loco es al sentir
que hay tantas cosas que vivir,
y yo sin ti no lo sabía.

Aunque hable la gente sólo oigo tu voz.
Completamente borracho por tu amor.
¡Que pesado estoy!
Pero es que tampoco me quiero callar.
Mas bien al contrario, yo quiero gritar
que soy muy feliz si estás junto a mi.
Te quiero a morir. Estoy loco por ti.

Y yo no lo sabía...


Versión del disco Escapadas de Antonio Vega
Interpretes: Elefantes y Antonio Vega