martes, 6 de septiembre de 2011

De vuelta

Últimamente no he escrito mucho, no sé si serán las vacaciones (más tiempo, pero menos ganas) o la falta de material para hacer una entrada; aunque, bien pensado, nunca me quedo sin material porque las risas, las luchas y las situaciones difíciles se suceden unas detrás de otras sin dar demasiada tregua.
Estas vacaciones han sido largas, demasiado alrgas. He de confesar que las cogí con muchísimas ganas pero 2 meses para no hacer nada creo que es demasiado tiempo. Estas dos últimas semanas sobraban... En la tercera semana de agosto estuvimos en Malta; fueron sólo 4 días así que no tuvimos mucho tiempo de hacer todas las visitas que nos hubiera gustado. Hacía un calor espantoso y los ratos más agradables los pasamos el último día en la piscina del hotel, no os digo más. Si alguien piensa visitar Malta alguna vez le recomiendo, sí o sí, alquilar un coche porque el transporte público es un auténtico desastre además de caro. Dos horas esperando un autobús (a unas temperaturas y humedades indescriptibles) para no alcanzar nuestro destino por 2,60€ el billete, me parece demasiado. Gezu sólo quería volverse al hotel y yo pensaba "¿tres billetes de avión para quedarnos en una piscina de hotel? Ni lo sueñes! Pra eso me voy a Blanes..." Jaja, yo lo pasé mal pero el pobre mío, no entendía nada...
En fín, que ya estamos de vuelta y con ganas de empezar con la rutina, su rutina, porque mi año va a ser diferente. A mí me toca acabar, ahora sí, la carrera y buscar trabajo, que no es poco, dadas las circunstancias.
Así que ¡manos a la obra!

2 comentarios:

Ester dijo...

Ánimo con los propositos!!! seguro que acabads la carrera y encuentras trabajo...ya verás!!!

Muchos besitos,
Ester

Sandra dijo...

Vaya con los precios de los autobuses, que barbaridad, seguro que era precio para los turistas, porque sino... pues bienvenida a la rutina!

besos!!!