domingo, 7 de abril de 2013

Hace 3 años...

Fue el día 20 de marzo, el mismo día del cumpleaños de mi madre... Últimamente no encuentro el momento de escribir ni sé muy bien qué escribir. Por eso hasta se me ha pasado recordar nuestro aniversario, el del día que Gezu pisó Barcelona. Como acabo de leer en el blog una madre de Marte es un día de esos que se te queda grabado a fuego, ése y el día que lo vimos por primera vez en una foto, y el día que lo vimos en un video y escuchamos su voz, y el día que nos encontramos y pudimos hablarle, y pudimos tocarle... En realidad fueron unos cuantos días difíciles de no recordar como si fueran ahora mismo. Fue una sensación extraña, de inmensa alegría y de sentirme madre de golpe, muy de golpe, sin poder apenas hacerme a la idea...

Recuerdo el día que nos encontramos, cómo entró en el hall del hotel donde nos habían pedido que le esperáramos, como se dirigió a nosotros... un momento extraño pero muy intenso. Ahora le miro, intento mirarle desde la distancia. Sólo han pasado 3 años y me parece que ha pasado una vida y ha crecido tanto. Pero qué hijo tengo, qué suerte tengo...